Escuelas para la formación del activismo político formación

Entre todas las opciones que tienes para crecer profesionalmente, está la opción de cursar estudios de pregrado, postgrado, hacer cursos básicos, cursos de especialización, ya sean gratuitos o no, en el área de su preferencia. Uno de los cursos que figura entre tantas opciones es el de activismo político. Se han creado escuelas que ofrecen cursos  de activismo político en general o dirigidos  a un área específica.

Si usted tiene una carrera profesional, o se encuentra cursando sus estudios pero, además tiene vocación y se ha venido dedicando  al activismo político, o simplemente le gusta luchar por el bienestar y los interés del colectivo, haciendo presión a los políticos, con propuestas de cambios, en estas escuelas  encontrará una herramienta que le permitirá fomentar sus conocimientos y brindarle seguridad y confianza en sus próximas actividades dentro de su movimiento, además de acreditarle.

Las escuelas o fundaciones que se dedican a dictar estos cursos ofrecen horarios flexibles, así que por disponibilidad de tiempo no debe preocuparse, además brindan toda la información detallada en cuanto al alcance, el contenido programático, la duración, la cantidad de horas y de sesiones, forma de evaluación. En la mayoría de los casos la formación es gratuita

El objetivo de las escuelas de formación de activistas o de cursos de activismo político, es el de mantener vivo el espíritu y la convicción de que el cambio es posible. De mantener actualizados los conocimientos del activista con la lectura, los videos foros, los documentales, en fin que el activista cuente con las herramientas que le permitan manejar el argumento idóneo a la hora de dirigirse a las masas por las que se lucha. Porque no basta con las ganas y el deseo del cambio sino que debe haber una preparación. El activista debe ser integral.

La idea es que las personas que se capaciten en estas escuelas sean los próximos facilitadores y puedan garantizar que la información se multiplique y llegue a todos los rincones del país, que se mantenga la llama encendida, que los efectos de la crisis no sean causa desanimo sino fuente de inspiración y de fuerza para continuar la lucha y recordar a los gobernantes que hay un grupo dispuesto a luchar por un cambio y por la mejora del colectivo en cuanto a los derechos humanos, a los derechos de los animales, preservación de la cultura, del medio ambiente, en fin de la vida en todas sus formas.